jueves, 25 de diciembre de 2008

Ánima en Fuga

-·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·-


Érase una vez un cuento sin final...
Bueno, tenía "colorín colorado" pero eso era justo antes de un "y vuelta a empezar".





Y ahora llegó el tiempo de des-conexiones por un lado y de re-uniones por otro...  
Quizá encuentre a Campanilla, siento que he perdido la sombra (otra vez) ^^¡


-·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·- -·•·-

3 comentarios:

kabazu dijo...

en el mundo real solo hay un final real para los cuentos , y es ni mas ni menos que cuando te mueres, antes de eso puede pasar cualquier cosa en cualquier momento, curioso :O

Ánima-en-Fuga dijo...

Y quién sabe si eso es un final, hay quien cree que no. Pero vaya, yo me refería más bien al final de algo concreto, algo que no se muere si no que más bien se olvida... Y se puede olvidar más de una y más de dos veces. No hagas como que no me entiendes, que te encanta xD

Elías dijo...

Todos los cuentos no tienen final, ya que los finales felices son historias sin terminar ^^

Por eso me gustan las tragedias donde todos mueren xDDD

Mola la ilustración

P.D. ¿Por qué tienes otro blog abandonado? xD